5 formas de recortar los gastos de una PyME

recortar gastos en pymes

Últimamente se me han acercado personas que, intrigadas por mi éxito en los negocios, me preguntan mi secreto para mantenerme innovando y creando nuevos productos, así como mantenerme activo en un mercado en recesión. La verdad, lo que hago no es un secreto, es lo que todo mundo hace: recortar costos; la diferencia es que yo sé qué  gastos cortar.

He conocido numerosas empresas que comienzan a cortar gastos como si fueran sastres, que recortan el exceso de tela de una prenda, y al igual que el sastre, cuando terminan de cortar, se dan cuenta que una gran parte de la tela era indispensable para hacer que el atuendo funcionara, quedándoles simplemente tirones de tela que nadie quiere utilizar, sin importar el renombre del sastre. Así también ocurre con las empresas, cuando recortan gastos que eran vitales para que sus clientes se sintieran atraídos a comprar sus productos o contratar sus servicios.

Por eso quiero compartirles estos consejos para que sepan qué gastos pueden recortar en sus empresas, sin perder a sus clientes en el proceso.

1. Ahorra en recursos humanos

Según este estudio realizado por CNN Expansión, cuando un empleado se va de la empresa, deja un vacío en tu corazón y en los bolsillos de tu empresa, que puede costar entre $400,000 a $700,000 pesos en su reemplazo, debido a los gastos generados por “la cuota de autorización de un nuevo empleado, búsqueda y localización de talento, reclutamiento, gastos administrativos, capacitación, colocación y entrenamiento.”

El costo varía de acuerdo al puesto, pero es una cifra importante. Por eso, mi recomendación es utilizar servicios de freelance. Su trabajo puede ser un poco más caro que tener un empleado contratado, pero es un trabajador que puede ser reemplazado con facilidad, no necesita entrenamiento (porque cada trabajador debe invertir en él para ser más contratable) y puedes deducir sus servicios. Es necesario que sepas que estos empleados no tendrán lealtad a tu marca o defenderán tu empresa, por lo que estos puestos tienen que ser de un nivel operativo, como el diseño, redacción, traducción o contabilidad.

2. Compra al menudeo

Esto puede ir en contra de toda lógica, especialmente si sueles hacer tus compras en lugares como Costco. Si tienes una empresa pequeña, te recomiendo hacer compras pequeñas ¿Por qué? Comprar una caja de 10,000 hojas blancas para imprimir puede hacer que cada hoja cueste menos de décimas de centavo, pero ¿cuánto tiempo crees que tardarás en llenar todas esas hojas? Además, si tienes tantas hojas, comenzarás a usarlas sin razón y a desperdiciarlas porque “ahí hay más”, aumentando considerablemente tu merma.

Como empresa pequeña, tu prioridad es pensar en aprovisionarte para este mes, no para esta década. Mantén tus gastos pequeños hasta que tengas un equipo de más de 50 personas, en ese momento podrás comprar cajas de 10,000 hojas de manera mensual y usarlas todas.

3. Sé responsable

Muchas personas que inician una empresa, saben o les interesa muy poco el área financiera, por lo que relegan la contabilidad hasta que es completamente inevitable; esto es no es un error, es un pecado capital. No estar al pendiente de los números hace que numerosas PyMEs paguen costos excesivos en intereses por pagos retrasados a tarjetas o a préstamos.

Los intereses son gastos pequeños, pero que van sumando y no aportan nada a tu empresa. Estos pagos pueden ser eliminados fácilmente volviéndote responsable y manteniendo una buena relación con tus libros contables, o al menos contactando a un despacho de contadores que pueda mantenerlos al día por ti.

4. Transforma costos de vehículos en inversión

Si tu negocio utiliza motocicletas, coches o camiones para hacer sus repartos, tal vez sepas que no solamente tienes que comprar los vehículos, también necesitas pagar los seguros, reparaciones y mantenimiento de todos ellos, que son gastos que no puedes eliminar; así que te recomiendo disminuir el costo de los vehículos con un arrendamiento puro automotriz.

La mayor ventaja de esto es que puedes deducir de impuestos este gasto porque no se considera como parte de tu activo fijo. Si estás pensando comprar una van para repartir tus bienes o un coche de lujo para reflejar la imagen del éxito de tu marca, esta es sin duda una gran opción.

5. Reduce gastos impresos

Según una investigación por la compañía Xerox, el 40% de las hojas impresas tiene un periodo de vida de menos de 24 horas, antes de terminar en el bote de la basura. Imagina el costo del papel, tintas y electricidad de la impresora que utilizas, y todo para terminar en la basura.

Mi recomendación para evitar esta merma, es compartir archivos a través de sistemas de almacenamiento virtuales en “la nube”. Existen numerosos servicios parecidos, desde Google Drive hasta DropBox, que son gratuitos y permiten que todas las personas vean y editen la información en línea, ahorrándote la impresión y el desecho de papel.

3 errores que te llevarán a la quiebra

3 errores que te llevarán a la quiebra

Tratar de complacer a todo el mundo, esperar las condiciones perfectas y confiar en la curva de aprendizaje son los tres errores más comunes y más costosos cuando comienzas un negocio, especialmente cuando eres un emprendedor buscando su primer éxito. Pero no te preocupes, a continuación te muestro la forma en la que puedes evitar que estos errores te afecten a ti también:

1. No aprendas de tus errores

Un consejo común entre emprendedores al comenzar su primer empresa es: “falla mucho y falla rápido”, pensando que de esta forma se aprenderá de los errores y así se evitarán en el futuro. Sin embargo, aprender de los errores puede dejarte ver qué es lo que no debes hacer, pero no te enseñará qué es lo que sí debes hacer.

Aprender de un error te hará querer regresar el tiempo y cambiar tu decisión, ya que no existe forma en la que todas las variables se vayan a volver a alinear para darte otra oportunidad. Es por esto que no importa cuántas veces falles, es muy probable que esta experiencia no se traduzca en que la próxima vez tendrás la respuesta correcta.

Esto no sólo es algo que digo yo, un artículo de la escuela de negocios de Harvard lo respalda (lo puedes revisar aquí). Su pregunta principal fue “¿el fracaso crea nuevo conocimiento utilizable para mejorar el desempeño en la siguiente ocasión?”, respuesta que obtienen es que sólo en algunos casos es posible, pero no hay una mejora real en términos de desempeño.

De hecho, descubrieron que los emprendedores que tienen una empresa exitosa, tienen mucho más probabilidades de tener éxito en su siguiente empresa. Las probabilidades de triunfar son del 34%, mientras que aquellos que fallan en su primer intento, tienen solo una probabilidad del 23% de éxito en su siguiente empresa.

Es por esto que no es necesario que aprendas de tus errores, puedes aprender de los errores de otras personas. Esto lo puedes hacer leyendo estudios de caso, comprando revistas y retroalimentándote con otros emprendedores como tú. Puedes aprender de tus errores, pero es mucho más económico aprender de los de los demás.

2. Dile NO a tus clientes

Cuando ofrezcas un software o una aplicación, seguramente tendrás muchos clientes que te recomendarán que le agregues alguna característica extra para que se adapte mejor a sus necesidades; si decides hacerles caso, esta personalización hará de tu producto algo más robusto, más complejo y más complicado de utilizar, lo que tiene el potencial de alejar a nuevos clientes.

Cuando presentas un producto con demasiados botones, campanas y silbatos, puedes hacerles creer a tus clientes que es algo especializado para cubrir todas sus necesidades, pero la mayoría de las veces hará que tus clientes potenciales lo perciban como complicado, alejándose de ti para siempre. Por otra parte, cuando adaptas algo a un sólo cliente y este termina yéndose, te dejará con un traje hecho a la medida que no le quedará a nadie más.

La única opción es mantenerte firme a tu iniciativa, confiar en que atraerás a más personas de las que estás dejando ir; recuerda que siempre hay más personas que no están usando tu marca que aquellos que sí. Acércate a aquellos que todavía no te descubren y mantén a tus clientes actuales felices con un producto que cubra sus necesidades básicas sin el peso de características innecesarias.

No esperes a tener el mejor equipo

Tal vez algunas veces piensas que no puedes lanzar tu empresa porque no tienes el equipo adecuado para ello. Imagina que quieres grabar un video pero lo estás postergando porque tu cámara no tiene la mejor resolución, tu computadora no tiene el programa adecuado para editarlo y necesitas una camisa nueva para aparecer frente a la cámara, pero confías que cuando tengas el dinero suficiente para comprar todo lo que te hace falta, tu negocio despegará en un parpadeo.

No te dejes engañar por la ilusión de tener “el mejor equipo”. El equipo adecuado para alcanzar tus metas es el que tienes a tu disposición. Pensar que tener un equipo costoso te hará mejor profesional es como creer que si le das a Tiger Woods un juego de palos de golf baratos y tú tienes el equipo más moderno y la ropa para golf más cara, podrás ganarle en su propio juego, créeme, aún con los palos de titanio más ligeros te pateará el trasero.

Creer que cuando compres el mejor equipo podrás tener éxito, es querer tomar un atajo barato, tratando de evitar pasar largas horas mejorando tu desempeño. Es necesario que lo sepas, así como no te podrás unir a la liga de PGA México sólo por gastar todo tu dinero en una tienda de golf, no serás el próximo Richard Branson sólo porque tienes el equipo más moderno.

Golfeando

Para tener éxito al lanzar una nueva empresa, no hay más que apegarse a tus creencias, compartir tus experiencias y dudas con otras personas y comenzar ahora, ya habrá tiempo para perfeccionar tus estrategias, si no empiezas ahora, no tendrás nada que iniciar.

Compra barato y come bien

Ahorrando en el mandado

Después de mi publicación sobre cómo administrar un restaurante, un amigo que leyó mi blog me preguntó cómo podía ahorrar en su despensa personal. Como un restaurante fue una de mis primeras y mejores empresas, sé mucho al respecto, por lo que le compartí unas recomendaciones que creo que también les pueden servir a ustedes:

Evita las mezclas prefabricadas

Todos amamos una buena ensalada, pero pasar el proceso de picar, lavar y desinfectar cada verdura nos puede dar pereza, es por eso que existen decenas de mezclas embolsadas en los supermercados; yo te recomiendo evitarlas a toda costa. Estas mezclas son mucho más costosas y aún si te ahorran trabajo, si no te acabas la bolsa entera en una sentada, se echarán a perder rápidamente. En lugar de esto, compra verdura fresca y refrigérala por tu cuenta, te durará mucho más tiempo.

Especias por kilo

Cuando quieres comprar hierbas como epazote o cilantro, generalmente te las venden por un puñado, haciendo que algo que cuesta centavos, termine costando $5.00; tal vez esto no es mucho, pero si puedes pagar lo justo, hazlo comprando las especias por kilo. Para garantizar su frescura, puedes plantar tus propias hierbas, así te ahorrarás este gasto y tendrás hierbas frescas siempre.

Compra al mayoreo sólo si tiene sentido

Al comprar por mayoreo en clubes de descuento como Costco, puedes sentir que estás ahorrando mucho. Mientras que esto puede ser cierto, ten cuidado al comprar alimentos perecederos, pues tienes que cuidar no estar comprando de más o todo ese dinero  que ahorras puede estar siendo tirado a la basura de todas formas. Si compras 10 kilos de toronja, por muy barata que sea, si tienes que desechar la mitad porque se echó a perder, tu ahorro se va a con ella al bote de la basura orgánica.

Compra en rebajas y almacena

Existen alimentos que no se echan a perder con rapidez, como las pastas, los enlatados, los aceites y algunos cereales. Cuando veas una oferta, aprovisiónate bien, puede que sea un gasto fuerte al inicio, pero te durará por mucho mucho tiempo.

Busca frijoles secos

Los frijoles son parte de la canasta básica en México, se encuentran en cientos de recetas y contienen una gran cantidad de fibra y proteína. Te recomiendo comprar los frijoles secos, son más baratos que los enlatados. Si sueles cocinar con frijoles enlatados y quieres saber cómo sustituirlos en tus recetas, aquí puedes leer cómo hacerlo.

Congela tu verdura

La mejor opción para comprar verdura, es comprarla fresca. Cuando veas una rebaja, te recomiendo comprar cuantos kilos puedas, lavarlas, picarlas y después congelarlas. Debido a que la verdura es un perecedero, la mejor forma de preservarla en óptimas condiciones es en el congelador; es mucho más sana que la verdura enlatada gracias a que no posee conservadores.

En carnes, la molida es rey

No todo es verduras en el mundo, también puedes ahorrar en carne. La mejor opción es comprar carne molida, es una carne bastante magra, por lo que la cantidad de colesterol es limitada; además es económica y la puedes utilizar en varias formas, hamburguesas, tacos y, cuando la juntas a los frijoles, hasta chili.

Los pescados son sanos para tu bolsillo

Comer pescado dos veces a la semana es bueno para tu corazón. Para que también lo sea para tu presupuesto, la mejor opción es comprarlo congelado en grandes cantidades y mantenerlo en esta forma hasta horas antes de su consumo. Así tendrás pescado fresco y libre de podredumbre.

Con el dinero que te ahorras, vas a poder disfrutar de un presupuesto mucho más holgado para tus demás caprichos. El dinero que ahorres te puede ayudar para la compra de un  congelador tamaño familiar y contratar la renta de mudanzas para mover todo lo que compraste hasta tu casa.

Flete de compras

Así que llama a Gominis para mover tus carritos y comienza a gastar tu dinero en cosas que en verdad importen.

Teleconferencias. Llega a tu siguiente junta en segundos

Teleconferencias

¡He descubierto la clave de la felicidad! Cada empresario, emprendedor y trabajador debe conocerla.

Después de haber pasado más del 80% de mi tiempo como director de una empresa trasnacional realizando viajes de negocios, por fin he encontrado la forma de hacer negocios en el extranjero de una forma económica, agradable y rápida. El secreto es muy sencillo y lo descubrí mientras buscaba hoteles baratos en Denver para mi siguiente viaje a USA para conocer cómo está desempeñándose mi antigua empresa.

La clave de la felicidad: Para todas todas las personas que se ven forzadas a viajar de negocios, la clave para resolver todos sus problemas es muy sencilla: No viajes.

Seguro te estás preguntando “¿pero cómo dejar de viajar? Si de eso depende mi negocio” La respuesta es muy sencilla, haz video-conferencias. No existe una forma más rápida y económica de llegar a una junta que a través del internet.

Piénsalo bien. Generalmente estamos tan involucrados en el trabajo que no reflexionamos sobre qué alternativas tenemos. Lo peor del caso es que la dedicación que ponemos a estas visitas generalmente no terminan aportando algo que una llamada telefónica no hubiera podido resolver.

Herramientas: Cuando las personas piensan en una conferencia virtual, generalmente piensan en Skype, que es una buena herramienta, pero no es una herramienta profesional, sino algo que utilizarías para hablarle a tu abuela en Florida.

Yo te puedo recomendar el uso de Webex y de GoToMeeting que harán ver mucho más profesional y tienen más herramientas a tu disposición, como compartir pantalla y pedir el micrófono. Sin embargo, si estas opciones se te hacen costosas, tal vez quieras conocer algunas otras opciones, aquí.

Beneficios: Personalmente, he hecho que cada llamada se convierta en una conferencia, no sólo para justificar el gasto de estas plataformas, sino porque he notado que si puedo ver a la gente cuando tengo una reunión, puedo concentrarnos más que cuando hablamos por teléfono. Yo en particular soy una persona hiperactiva, así que cuando hablo por teléfono juego con las plumas y cualquier otra cosa que tenga al alcance de la mano. Al tener que ver a una persona de frente, me puedo concentrar y saber que la otra persona lo está haciendo también.

Así que aunque las personas piensen que es sólo por vanidad, también obtengo mejores resultados con una videoconferencia que con una simple llamada telefónica y me ahorro el desgaste físico y mental de los viajes. Es una alternativa que no tiene desperdicio.

Conclusión: Utiliza Skype y Viajacompara para tus viajes y hablar con familiares, pero para tener un negocio serio, utiliza aplicaciones profesionales y deja de desperdiciar tu tiempo en reuniones en otros estados o países que no resuelven nada.

5 deducciones de impuestos que no sabías que podías hacer

Deducción de impuestos

Hay pocas cosas tan dolorosas como pagar impuestos, especialmente tienes que pagar de más y no sabes que lo estás haciendo. Esto es debido a que muchas personas no saben que pueden ahorrar en sus declaraciones.

Si quieres saber qué puedes deducir en tu siguiente declaración y ahorrarte dinero, entonces te recomiendo leer esta guía de 5 cosas que seguramente no sabías que podías deducir de tu siguiente declaración:

1. Equipo de trabajo

Cualquier equipo cuya vida útil exceda un año, es considerada como capital de largo plazo. Es decir que si no planeas cambiar de escritorios o sillas cada seis meses, puedes deducirlas en tu siguiente declaración.

Contra: El equipo declarado tiene que ser de uso profesional, es decir que no puedes deducir la compra de una nueva cocina a menos que seas un chef o una cama a menos que encuentres la forma de hacer un negocio de ello… y si lo haces, por favor compártelo conmigo.

            2. Home office

Si parte de tu trabajo lo realizas desde casa constantemente, como teniendo un despacho en un cuarto o una oficina en tu ático y puedes comprobar que solamente lo utilizas con fines de negocios, entonces puedes deducir algunos costos.

Costos directos: Renta, intereses de tu hipoteca y reparaciones mayores como reparar una pared.

Costos indirectos: Limpieza de tapetes, compra de una nueva puerta, reparaciones menores como reemplazar una ventana rota.

Contra: No puedes declarar nada que no tenga que ver con tu negocio; lo que quiere decir, es que aún si tu jardín parece una jungla come clientes, no podrás deducir ese gasto.

3. Rentas

La renta de espacios de oficina son altamente deducibles y fácilmente puedes demostrar que es un gasto relacionado con tu negocio. Entre estos gastos también puedes deducir equipo o mobiliarios que estés arrendando, lo cual ayudará a hacer que tu oficina se vea más profesional por menos dinero y te generará ahorros.

Contras: Si le rentas a un familiar seguramente el servicio de administración de impuestos te comenzará a seguir muy de cerca para asegurarse que no estés mintiendo sobre tu declaración y el uso de este espacio para otros fines que no sean de negocios.

       4. Ropa

La sección de ropa que puedes deducir de impuestos es muy pequeña, pero es digna de nombrarse. El tipo de vestimenta que puedes deducir debe ser esencial para tu negocio y que no puedas usarla fuera de él.

Contras: Si tu trabajo es de oficina, entonces prepárate para tener tus preciosas oficinas equipadas en reforma y atender a tus clientes en un overol naranja y lentes protectores, ya que el tipo de ropa que puedes deducir está limitada a equipo de protección.

            5. Comidas

Si te estás preocupando porque se acerca la cena de año nuevo y tus trabajadores son conocidos por tener una pierna hueca; deja de preocuparte, cualquier comida o entretenimiento que puedas demostrar que está relacionado con tus clientes o tus trabajadores puede representar un ahorro para tu empresa.

Contra: Podrás llevar a tus clientes al mejor lugar de cortes de carnes de la ciudad, pero tendrás que hacerlo en tus peores fachas porque no puedes deducir tu ropa de impuestos. Además solo puedes deducir tu comida sólo si demuestras que la compraste durante un viaje de negocios.

Oficina

Así que invita a todos tus colaboradores a comer, llama a Network Oficinas para rentar tu siguiente espacio de trabajo y asegúrate de pasar por un casco de protección y un mameluco de seguridad para atender a tus clientes y comienza a ahorrar en tu siguiente deducción de impuestos.

Si quieres conocer más conceptos deducibles de impuestos, entonces te recomiendo leer aquí.

Ingresos constantes y clientes felices para tu restaurante

Clientes molestos

Durante el fin de semana fui a un restaurante local con amigos para ver el Super Bowl, donde pedimos algo de comer y de beber. Debido a la intensa conversación y el partido, no me di cuenta que ya había pasado media hora y aún no tenía nada para comer. La respuesta del gerente fue que lamentaba el retraso pero acababan de ir a comprar más insumos para terminar nuestra orden.

¿Cómo es posible que un restaurante no estuviera bien abastecido para recibir a los clientes de un evento tan grande?

Cuando me relajé, me di cuenta que esto un problema común al manejar un restaurante. Llevar un registro de la logística de suministros es complicado y este local me lo recordó. Sin embargo, entender cómo suministrar tu restaurante te puede ahorrar gastos innecesarios y la pérdida de clientes insatisfechos; por eso te quiero mostrar estos 3 consejos que puedes implementar para mejorar tus operaciones:

Evita el exceso de inventario

Tener más insumos de los necesarios te hará sentir que estás bien aprovisionado, pero si quieres hacer una búsqueda más detallada te será muy complicado, debido a que tendrás que buscar minuciosamente entre un exceso de artículos que bloquean tu vista. Es mucho más sencillo saber a primera vista lo que tienes cuando todo se encuentra ordenado a cuando tu cocina se ve así:

Alacena llena

Otro problema, es que al trabajar con alimentos te enfrentas con productos perecederos, que disminuyen su calidad conforme pasan tiempo almacenados.

Mi recomendación:  Utiliza el sistema First-in / first-out, que significa que tus insumos más viejos los coloques al frente de tus alacenas, para que sea lo primero que utilices cuando prepares tu siguiente platillo. De esta forma no tendrás insumos viejos ni desperdiciarás en alimentos echados a perder.

Consigue el equipo adecuado

Congeladores, hornos, aparadores y estanterías son algunos productos que puedes conseguir más baratos, si los compras directamente al productor en el extranjero y te pueden hacer llevar un control mucho sencillo de tus insumos.

Un secreto para comprarle a productores en otro país, es obtener una dirección postal en USA para hacer envíos a México, esto hará que las entregas sean mucho más económicas y tengas una cocina bien equipada sin gastar tanto dinero en distribuidores nacionales.

Mi recomendación: RedPost es una opción que a mi me ha resultado para evitar el costo de los intermediarios nacionales y me permite mantener un rastreo de mis paquetes en todo momento.

Olvídate de tu caja registradora

Antes pensaba que un POS (Point-Of-Sale) tenía la única ventaja de permitirte cobrar a clientes con tarjetas de crédito, sin embargo es mucho más que eso. Un POS te permite llevar el control preciso de lo que estás vendiendo, así como conocer qué insumos se te agotarán pronto. Afortunadamente un POS ya no es caro ni complejo de obtener, puedes descargarlo directamente a tu tablet.

Mi recomendación: 1stPayPOS es la aplicación que recomiendo, porque la puedes descargar gratis y tiene servicio en la nube para conectar más de una tablet, permitiéndote así cobrar en distintos puntos de tu establecimiento, lo que acelera el servicio; puedes revisar más opciones aquí.

Tener un control detallado de tu inventario, conocer lo que vendes con un POS y mantener el orden en tu despensa, son consejos sencillos que puedes seguir para no perder dinero ni clientes si tienes o planeas tener un restaurante.

Comienza desde cero, donde quieras

Comienza de nuevo

Cuando dejé todo en USA para venir a México muchas personas pensaron que estaba loco, que no sabía lo que hacía. Que yo fuera capaz de dejar atrás mi empresa e iniciar desde cero en otro país les parecía una idea absurda; sin embargo, es ese sentimiento de logro lo que más placer me ha causado en toda mi vida.

Si quieren conocer cómo lo logré, les daré la formula que me ha servido hasta ahora para volver a iniciar una mi nueva vida:

1. Nutre una idea

No inicies una empresa como un capricho o porque tienes un buen presentimiento. Medita tus ideas, reflexiónalas y respáldalas con datos. Cuando tengas una idea que en verdad te apasione comenzarás a buscar más sobre ella y a interesarte más en la posibilidad que esa empresa tenga éxito.

Realiza un benchmark de tu competencia, investiga a tu público objetivo y encuentra algo que te diferencie del resto de las marcas y empresas; hasta que no encuentres qué es lo que te hace especial no des el primer paso.

 

2. Crea un plan de negocios

No puedes empezar un negocio con una idea vaga de cómo funcionará. Toma el tiempo para pensar en todos tus requerimientos, desde cuánta luz gastarás mensualmente hasta la pluma desechable color azul que usarás para firmar los contratos.
Si esta es la primera vez que escribes un plan de negocios no te preocupes. Puedes encontrar toda la información necesaria para crear el tuyo, aquí.

 

3.Establece un presupuesto

Aún si estás planeando vender un servicio o un producto necesitas tener un conocimiento íntimo de cuánto te costará cada insumo, además de cuanta ganancia representará una venta. Cotiza con todos los proveedores, busca descuentos por volumen y no olvides a los negocios pequeños, estos son los mejores proveedores cuando comienzas, pues son los más abiertos a negociar sus precios contigo con la promesa de ampliar tus pedidos.

 

4. Busca financiamiento

Ya sea que quieras encontrar inversionistas o financiar tu proyecto con préstamos personales, necesitarás una inyección de capital para poder hacer realidad todo lo que has planeado. Mientras que conseguir inversionistas puede ser un dinero más “costoso” debido a la repartición de utilidades, si esta es tu primer empresa sus consejos e insights de negocios pueden valer cada centavo.

Personalmente, me gusta financiar mis proyectos con préstamos personales para colocar un límite en mis gastos y así respetar mi presupuesto; además, los intereses son mucho más bajos que en un préstamo de negocios. En México he utilizado los prestamos de credilike.me y hasta ahora no tengo nada de qué quejarme.

 

5. Concéntrate en lo esencial

A partir de aquí, el resto es vanidad. Me refiero a que tienes que enfocarte en lo necesario y vital para tu negocio, por ejemplo, si puedes hacer el envío de productos desde tu casa o dar un servicio a domicilio, no es necesario conseguir una oficina o un local; si sabes cómo realizar tus propias declaraciones de impuestos, entonces un contador está de más.

Por otro lado, hay gastos indispensables, como crear tu página en internet, tarjetas de presentación y otros tipos de promoción para tu marca, ya sea físico como un tríptico o digital como un eBook.

Seguir estas cinco sencillas recomendaciones te ayudará a comenzar desde cero, con mucho o poco dinero en tu bolsillo y te ayudará a llegar hasta donde tus sueños te lleven.

Compra una casa sin perder el sueño

Compra una casa sin perder el sueño

Hace unos años, cuando comenzaba mi carrera en finanzas y mi negocio aún no despegaba, compré mi primera casa, fue el evento más emocionante y estresante que puedo recordar. A la fecha no me arrepiento de haber comprado ese lugar, era hermoso y pasé momentos inolvidables ahí, pero sí me doy cuenta de la cantidad de errores que cometí y sobre los que quiero advertirles para que no sufran el mismo sufrimiento mental que yo pasé al intentar mantenerme al día con mis pagos.

No te apresures a comprar

Un hogar es una compra que no debe ser tomada a la ligera y que tendrá un impacto directo en tu cartera y familia durante varios años, así que debes darte la oportunidad de buscar el lugar ideal. Mientras más tiempo dediques a buscar el lugar ideal para ti, más probable será que encuentres una casa que te guste y te haga sentir que puedes comprometerte a pagar, lo que me lleva al siguiente punto.

Comprométete con un lugar

Cuando inspecciones una casa pregúntate ¿te ves viviendo en ese lugar por 10 años? Si la respuesta es no, entonces ese no es el lugar para ti ¿por qué lo digo? Con los gastos ocasionados por el traspaso de compra–venta de una casa, lo más probable es que termines perdiendo dinero, aún si vendes esa casa cuando el mercado esté despuntando.

Sé honesto sobre tu presupuesto

Como regla general te recomiendo comprar un lugar que cueste más de tres veces más que tu salario anual. Es decir, si al año ganas $500,000 entonces un lugar con valor de cuatro millones de pesos puede que esté fuera de tu presupuesto. Para asegurarte que puedas costear el hogar que quieres, te recomiendo utilizar esta calculadora para saber con precisión a cuánto puedes aspirar.

No aceptes la primera oferta

Esto puede ser un consejo extraño, ya que por factores culturales, los mexicanos relacionan el regatear con ser pobres y eso les hace sentir inferiores. Mi padre me enseñó que todo se puede negociar, así que consigue que el precio baje entre un 10% y un 15%; podrá parecer que no es mucho, pero cuando se habla de millones, ya es un número muy respetable. Recuerda que aunque estás interesado en casas de interés social en Toluca o mansiones en Santa Fe, negociar siempre es posible y esperado.

Una casa no es una compra recurrente, pero para algunos de nosotros es algo que se hace tres o cuatro veces en la vida, por lo que es complicado adquirir experiencia que te ayude a tomar mejores decisiones. Aunque ahora estoy rentando un departamento, comprar un hogar no es una idea que desprecie y no me importa si será una casa enorme o un algo modesto como casas Krea, sufrir por cubrir los pagos no es algo que se tenga que hacer.

Cómo han pasado los años

Cómo han pasado los años

Como lo escribí en mi primer publicación, yo antes era un empresario, no diré que tenía mucho éxito porque mi madre me enseñó a ser humilde, pero digamos que me iba bien. Al decidir que lo que quería era viajar y vivir una vida más sencilla me di cuenta que no podía ser tan irresponsable como para abandonarlo todo y dejar a 2,500 personas sin empleo de la noche a la mañana por un capricho.

 

Fue la decisión más complicada de mi vida. Mi cabeza estaba llena de dudas ¿cómo vender mi empresa?, ¿qué haría con ella?, ¿en manos de quién caería?

 

Aquí en México sé que tienen a empresas como Zimma y algunas otras que se dedican a estas transacciones, pero en Estados Unidos jamás había pensado en buscar una empresa que pudiera comprar la mía y si venderla era lo que realmente quería, así no tenía idea de qué hacer.

 

Pasaron un par de días hasta que decidí lo que tenía que hacer. Llamé a Mike a mi oficina, él había sido un fiel amigo y el subdirector de la empresa por 3 años; estuvo conmigo cuando me divorcié de mi esposa y fue quien me impulsó a dejar el alcohol, hasta me llevó a una clínica de rehabilitación.

 

Cuando Mike entró me levanté de mi asiento, avancé para estrechar su mano y abrazarlo. Le pedí que se sentara en mi escritorio, él se rehusó, pero después de insistirle unas… cinco veces, aceptó.

 

–¿Te gusta?­ –le pregunté, –es un asiento muy cómodo ¿no? ¿El cuero no te hace sentir que alguien te estuviera sosteniendo las nalgas con las manos?

–Sí, un poco –respondió todavía sin comprender qué estaba pasando. –Brent, ¿estás bien?

 

Podía ver en su rostro que su preocupación era real, por eso sabía que podía contar con él para lo que estaba apunto de pedirle.

 

–En realidad no, no estoy nada bien. –Le dije con calma, tomé aire para darme valor y se lo dije de golpe –Estoy harto de esta vida, de este negocio y de esta oficina. Así que necesito pedirte un favor, si me dices que no puedes o no quieres, lo entenderé.

–¿Pero qué pasa? Dime qué necesitas, ¿estás bien? –respondió Mike, más asustado que antes.

–Necesito irme del país para hacer las cosas que jamás he hecho, cosas como tener una vida donde me sienta realizado. Para lograrlo necesito dejar esta empresa, pero necesito dejar la dirección a una persona capaz y de confianza y tú tienes que ser esa persona.

 

Le dije que no tenía que responderme en ese momento, pero que se tomara 24 horas para pensarlo y volver con una respuesta. Naturalmente aceptó, de lo contrario no estaría yo escribiendo este artículo y estoy orgulloso de él; desde que tomó la compañía, la empresa ha tenido un repunte asombroso en la bolsa, hasta apareció en este artículo de Fortune como una de las empresas con mayor crecimiento en el 2014. En cuanto a mi, jamás había estado tan feliz.

Entendiendo el dinero

Entendiendo el dinero

Somos una sociedad obsesionada con el dinero. Toda nuestra vida la dedicamos a conseguir dinero, buscar dinero, coleccionar dinero. Nos preocupamos tanto por él, que cada vez estamos consumiendo más medicina para la ansiedad, la depresión y el insomnio; lo que a su vez también aumenta los gastos en salud, que hacen que nuestras deudas asciendan. Esto es un círculo vicioso.

Todo esto significa que somos una sociedad cansada, estresada y enferma. No diré que la única causa de este deterioro es el dinero, lo que digo es que si dejáramos de preocuparnos un poco en tener dinero y más en disfrutar lo que pasa a nuestro alrededor, seguramente no caeríamos en este mismo círculo vicioso.

Seguro que es muy fácil decir que el dinero es la causa de todos los males, pero en realidad yo sufrí por dinero. Tuve un episodio cardiaco debido a que me obsesionaba por ser tener una gran casa, un coche último modelo y una tarjeta de crédito de platino, sin darme cuenta que jamás tenía tiempo para descansar en mi casa, pasear en mi auto o gozar de las cosas que compraba.

Por eso dejé de lado la vida que tenía y decidí concentrarme en mi salud, en mi familia y amigos. Es triste pensar que desperdicié tanto tiempo pensando en dinero en lugar de preocuparme por mis padres, hermanos y amigos, que cuando al fin tuve tiempo, a nadie le interesaba que preocupara de ellos.

Para evitar estar sólo, decidí salir a conocer el mundo, así fue como llegué a México, con sus bellos pueblos y con su hermosa cultura. Aquí no me obsesiono por dinero, sino que disfruto cada centavo que tengo y me divierto pensando en formas en las que voy a ahorrar. Así que déjenme guiarlos por un mundo donde no se necesita mucho dinero, sino mucho ingenio.